Cuando la depresión afecta nuestra sexualidad.

Los síntomas de una depresion y cómo esta afecta la vida-

Identificar los síntomas de una depresión es vital. Este estado es muy frecuente en un mundo tan acelerado y con tantos compromisos como el de hoy. Puede afectar en todos los aspectos de tu vida, especialmente cuando se está en una relación sentimental. Entre otras cosas, debemos comprender que la depresión puede afectar tu vida sexual y disminuir drásticamente tu líbido. Cómo combatir la depresion y cómo mejorar nuestra calidad de vida son asuntos que trataremos en este artículo.

 ¿Qué es ladepresion?

La depresión es una enfermedad mental y psicológica. Puede tener diferentes niveles que van desde una depresión reactiva, aquella que se asocia a un hecho preciso como la ruptura de una relación amorosa, hasta las depresiones más serias o trastornos bipolares.

Entre los síntomas más frecuentes que se presentan están la tristeza profunda, el humor cambiante, el pesimismo por el futuro, el llanto fácil y constante sin razón aparente y la escasa capacidad para para disfrutar actividades que regularmente eran agradables.

Otras veces la enfermedad muestra otras caras, por lo cual no es tan sencillo diagnosticarla sin que el mismo paciente admita un problema. Se presenta enmascarada con otras como alcoholismo, drogas, fobias, ataques de pánico o consumo de desmedido de medicamentos contra la ansiedad.

La depresión genera, en gran parte de los casos, problemas relacionados con la actividad sexual.

Consecuencias de la depresión en la vida sexual

El deseo sexual comienza con la actividad de ciertos neurotransmisores en nuestro cerebro. El problema es que la depresión puede crear desequilibrios en estos evitando que activen el deseo y, por lo tanto, causan cambios en el placer y la satisfacción que se logra cuando se intima con la pareja.

Varios son los síntomas que la depresión puede tener en su actividad sexual:

Caída en el deseo sexual

Siendo animales racionales, es normal que no estemos pensando todo el día en mantener relaciones sexuales. Sin embargo, lo contrario y también serio, es no tener apetito sexual. Esta situación conlleva a numerosos malos entendidos y supuestos que las parejas maquinan en sus mentes por este bajón, a veces repentino, de nuestras “ganas”.

Problemas de erección

El hombre, en su generalidad, asocia la posibilidad de mantener una erección con su hombría. Por tal razón, el simple hecho de no poder responder ante los estímulos de su pareja degrada su autoestima y promueve autoculpa.

Disminución del placer durante el acto

Muy pocas cosas en la vida son tan satisfactorias como el hecho de mantener relaciones sexuales. La simple idea de no poder disfrutarlas al máximo, eleva los problemas internos de la pareja y, muchas veces, son mal interpretados.

Incapacidad para alcanzar el orgasmo

La cima de una relación sexual puede verse seriamente afectada por la depresión. Más aún cuando esta te incapacita para alcanzar el clímax.

Depresión y rendimiento sexual

Entendido desde un punto de vista médico, está claro que la depresión afecta a todos los mecanismos biológicos de nuestro cuerpo al desacelerarlos e impactar en su funcionamiento. Las personas que están deprimidas, a veces tienen una tendencia a no disfrutar más del sexo o, lo que es peor, incluso a perder su deseo de sentirlo.

Para el sexo masculino, la depresión puede hacerles sentir en un estado de fatiga general que disminuirá su libido y dará lugar a problemas de erección.

En el sexo femenino, la depresión puede provocar una disminución del placer en el sexo y dificultad para experimentar el orgasmo.

Apoyo psicológico

Afortunadamente para la humanidad, estos síntomas desaparecen a medida que desaparece la depresión. La reactivación de la actividad y el interés en el sexo es incluso uno de los primeros signos de que las cosas están mejor.

Sexo, depresión y antidepresivos

Aunque los antidepresivos pueden ser muy efectivos para curar la depresión, muchos de ellos pueden tener efectos secundarios no deseados, especialmente la disminución de la líbido y el placer durante las relaciones sexuales.

De esta manera, en las mujeres, los antidepresivos pueden disminuir la sensación de placer durante el contacto físico y hacer imposible el orgasmo. En general, los antidepresivos suelen suprimir cualquier deseo de iniciar o buscar relaciones sexuales en la pareja. Para la persona que es víctima de depresión en la pareja, esta pérdida de la líbido puede conducir a una pérdida gradual de la autoconfianza y, por lo tanto, alargar las opciones de cura al convertirse en un proceso más largo.

De manera general, 1 de cada 3 personas que toman antidepresivos para tratar este mal tienen dificultades para sentirse atraídos o llegar a tener un orgasmo. En el caso masculino, algunos antidepresivos pueden ser los causantes de una erección “anormal” o una ausencia total.

Apoyo profesional

Lo más recomendable cuando se enfrenta este tipo de cuadros es lograr el auxilio profesional que solamente un psicólogo calificado puede dar. Estos profesionales han sido formados para poder operar en los individuos y analizar las posibles causas y terapias a seguir para acabar con la depresión.

La depresión no tendría que tener mayores consecuencias cuando una persona recibe atención competente. Los psicólogos son, en este caso, los encargados de proveer salud mental, respaldados en estudios que les otorgan la autorización para ejercer este tipo de tratamientos. Estos profesionales vierten todos sus años de experiencia en el estudio de la depresión y ayudan a los pacientes a recuperarse de ella.

Cabe mencionar que aún en nuestros días, existe un cierto prejuicio o renuencia, asociado con el hecho de buscar ayuda para las patologías emocionales y mentales, incluyendo la depresión. Penosamente, a la depresión se la asocia de manera común con una personalidad débil y no como lo que es en realidad, un serio problema en la vida de la persona. El hecho es que alguien que aqueje este mal difícilmente podrá simplemente reaccionar y sentirse mejor solo de un momento a otro.

No hablar de este asunto es sinónimo de sufrir innecesariamente. Los síntomas de una depresión pueden verse acompañados por una sensación de exclusión social, lo que puede empeorar el cuadro. Un verdadero amigo o familiar debe ayudar a como combatir la depresion de un ser querido.

Hoy en día y con las nuevas tecnologías, ya no es necesario trasladarse y esperar en la sala de espera hasta que un psicólogo nos atienda. Tenemos la facilidad de poder recibir los consejos de un psicólogo online, sentados cómodamente desde casa y sin tener que trasladarnos a ningún sitio.