¿Qué es una persona tóxica?

Seguro que todo el mundo ha experimentado alguna vez. Ese momento en el que te das cuenta de que una persona de tu entorno que te gusta mucho y con la que pasas mucho tiempo no es buena para ti. El camino hasta ese momento en el que te das cuenta es largo y la toma de conciencia dolorosa y aleccionadora. Sin embargo, el paso que debe seguir es aún más importante: distanciarse y liberarse de esta “situación tóxica”.


¿Cómo se define una “relación tóxica” con una “persona tóxica”?

En primer lugar, es importante mencionar que el término “tóxico” no tiene un origen científico y, por tanto, no es un término fijo en psicología. Se trata más bien de una descripción que puede referirse a los rasgos de carácter y a los comportamientos, así como a la dinámica de las relaciones que pueden surgir. Esto afecta al bienestar psicológico de la otra persona de diversas maneras; consciente o inconscientemente.

En la ciencia, se cree que los individuos “tóxicos” poseen diversos grados de rasgos de carácter de la “tríada oscura”. Estos son: Maquiavelismo (afán de poder), narcisismo (amor propio) y psicopatía. Estos rasgos conducen a ciertas acciones sociales que dificultan la interacción social. Entre ellas se encuentran el comportamiento manipulador, el egocentrismo, la autoadmiración, la impulsividad y los cambios de humor. Cada uno de nosotros puede poseer o desarrollar estos rasgos, pero son particularmente pronunciados en las personas “tóxicas”. La razón es que hay heridas más profundas, sentimientos negativos y necesidades insatisfechas que no han sido suficientemente tratadas y que influyen inconscientemente en sus acciones. Como estas personas suelen ser conscientes de sus problemas, no asumen su responsabilidad y la trasladan a otras personas en forma de comportamientos perjudiciales.


¿Cómo puedo reconocer a una persona “tóxica” en mi entorno?

– Impulsividad: una persona tóxica muestra un comportamiento impulsivo e imprevisible y tiene cambios de humor. Con ella siempre hay que tener cuidado con lo que se dice, vas siempre con cuidado, midiendo tus palabras y prefieres no decir nada a decir algo malo.

– Culpabilidad: en una discusión siempre tienes tú la culpa. La persona rara vez se ve a sí misma como responsable, sino como víctima. Si la criticas, te hará sentir que no eres lo suficientemente bueno y señalará tus errores.

– Falta de empatía: No hay lugar para la compasión por tus preocupaciones. Tus historias están trucadas, la mayor parte de las veces es culpa tuya y nunca le pasa a esta persona.

– Cumplidos: a pesar de las discusiones, esta persona suele actuar como una persona diferente, te hace cumplidos y te muestra simpatía. Te sientes emocionalmente dependiente debido a la estrecha amistad, te cuesta desprenderte de esta persona y sigues queriendo pasar mucho tiempo con ella.


¿Qué provoca en mí una persona tóxica?

A menudo, debido al apego emocional a las personas “tóxicas”, hay que recorrer un largo camino antes de darse cuenta de que una determinada persona no es buena para uno mismo, a pesar de la amistad. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo puedes notarlo:

– Falta de energía después de las reuniones: te sientes emocionalmente agotado después de pasar tiempo con ella y sientes que está drenando tu energía. Las reuniones se sienten más como una obligación. Estás a la defensiva y sueles estar tenso y nervioso antes de quedar con esa persona. Durante la reunión sientes que no puedes ser tú mismo y que tienes que adaptarte. Notas cambios extremos entre los sentimientos positivos y una distancia interior entre vosotros.

– Dudas de ti mismo: la persona “tóxica” desencadena en ti la sensación de tener que cuestionarte y dudar de ti y de tus actos. Te hace sentir que no eres lo suficientemente bueno y que estás solo sin ella.

– Cruzar los límites: sientes que tienes que defenderte y explicarte. Tu opinión no se valora y a menudo te enfrentas a opiniones contrarias que cuestionan tus argumentos. Tu “no” no se acepta y te ataca personalmente.

Si sientes que estas situaciones describen la relación con alguien de tu entorno, debes buscar una salida. Intenta desprenderte de este apego “tóxico” porque te impide desarrollarte personalmente y te debilita en lugar de fortalecerte. Para dar este paso, suele ser útil buscar ayuda que te apoye y te permita mantener la distancia de forma constante.


Fuentes consultadas:

Jonason, P. K., & Zeigler-Hill, V. (2018). The fundamental social motives that characterize dark personality traits. Personality and Individual Differences132, 98-107.

Grant, R. O. (2003). I Thought I Was the Crazy One: 201 Ways to Identify and Deal with Toxic People. Personhood Press.

https://www.psychologytoday.com/intl/articles/201705/how-handle-the-most-toxic-people-in-your-life