Miedo a estar solos y dependencia emocional

El miedo a la soledad o la dependencia emocional hacia la figura de un “otro” no es tan rara como algunos creen. El contexto social en el que estamos inmersos actualmente, a causa del covid, ha ha creado en muchas personas el miedo a la soledad o “a quedarnos solos”.

Pasar tanto tiempo aislados por esta época de pandemia nos hizo sentir a algunos más solos que de costumbre y que esa situación nos genere algún tipo de temor y miedo a futuro.

Es tan común que Incluso en las personas que tienen muchos amigos y son populares puede aparecer este miedo. Es por eso que si alguna vez te has planteado “tengo miedo a estar solo aunque tenga a mi alrededor a mucha gente que me quiere”, debes saber que tu caso no es completamente excepcional; muchos se sienten así.

El miedo a estar solo se basa en una serie de pensamientos negativos acerca del futuro, se basa en algo que aún no ha pasado y que tal vez nunca pase, por eso es un miedo irracional que debemos intentar controlar. Para muchas personas, esta situación de aislamiento que se vivió durante la pandemia, la falta de conexión emocional con personas significativas hizo florecer este tipo de pensamientos.

Así es como las personas que presentan esta clase de temor se obsesionan con la idea de que están o podrían llegar a estar totalmente desamparadas y sin la capacidad de contar con la compañía, afecto y comprensión de alguien para siempre.

Te ofrecemos algunos consejos para que puedas superar este temor a través de hábitos nuevos que puedes introducir poco a poco en tu rutina diaria.

Consejos para iniciar un camino hacia tu bienestar:

–   Deja de juzgarte a ti mismo y de juzgar a los demás, existen algunos estigmas que le hacen daño a nuestras relaciones sociales y nos mantienen aislados de personas que podrían ser importantes en nuestras vidas. Trata de relacionarte sin prejuicios, observa cómo te sientes.

–   Calidad sobre cantidad, no busques hacer cosas solo para pasar el tiempo y no sentirte solo o sola, haz cosas que realmente te gusten, ve a lugares donde disfrutes estar y acompáñate de personas que te hagan sentir en comodidad.

–   Deja de temerle al rechazo, todos hemos sido rechazados alguna vez en la vida y no es tan grave, no lo tomes como un fracaso, ni siquiera te lo tomes personal.

–   Estar en soledad puede ser maravilloso, aprende a apreciar esos momentos, haz una “cita contigo” elige actividades que disfrutes hacer (un libro, una película, un concierto, una comida) y regálatela, genera espacios de disfrute contigo mismo y comenzarás a disfrutar de estar en soledad.

Si te sientes triste o deprimido, nunca olvides que hay muchos profesionales capacitados para ayudarte y que pueden brindarte orientación para lidiar con esta situación. Recuerda que sentirte bien es una decisión y que estamos para lo que necesites.