Experimentos psicológicos controvertidos l – Ética en la investigación

Durante los próximos días publicaremos una serie de artículos sobre cuestiones éticas en experimentos psicológicos y ejemplos de experimentos controvertidos. Después de informar hoy sobre las tareas de las llamadas comisiones de ética, en el próximo artículo seguiremos con un experimento que se llevó a cabo antes de la creación de dichas comisiones.

Hoy en día, los investigadores que deseen realizar un estudio deben presentar una solicitud de ética a una comisión independiente. Esto significa que tienen que presentar su proyecto de investigación en detalle e indicar para qué sirve, cómo debe llevarse a cabo (incluida la contratación de personas para las pruebas, es decir, la selección de los participantes en el estudio) y cómo deben manejarse los datos recopilados. Un comité de ética evalúa entonces si el estudio propuesto es ética y legalmente justificable y si la seguridad y los derechos de los voluntarios están protegidos, de acuerdo con varios criterios definidos. Por lo tanto, sopesa la adquisición de conocimientos y los denominados beneficios sociales frente a la posible carga para los participantes (el tiempo necesario para rellenar los cuestionarios, que no debe ser innecesariamente elevado, también se considera una carga) y aconseja a los solicitantes en consecuencia.

Pero no siempre fue así. Antes de que estas directrices éticas fueran diseñadas y entrasen en vigor, los investigadores podían  planificar y realizar estudios sin necesidad de realizar pruebas previas.

Entonces, ¿qué criterios se utilizan para juzgar si un proyecto de investigación es ética y legalmente justificable?

Hay ocho principios básicos de la ética de la investigación:

1. Valor social

2. Validez científica (¿corresponde a los métodos científicos y puede reproducirse el resultado?)

3. Selección justa de los participantes del estudio

4. Relación beneficio-riesgo ventajosa (también en el lado del paciente)

5. Evaluación independiente (por la Comisión)

6. Consentimiento informado (para la participación en el estudio)

7. Respeto por los participantes del estudio

8. Asociación con la comunidad (¿la comunidad en la que se realiza el estudio puede participar en el estudio y sus resultados?)

Estos principios son sólo una parte de la base de evaluación sobre la que deciden las comisiones. Además, los principios éticos ya están profundamente arraigados en la profesión de psicoterapeuta, como por ejemplo en el modelo de orden profesional de la Cámara Federal de Psicoterapia (BPtK) bajo §3 Deberes Profesionales Generales:

1. Los psicoterapeutas están obligados a ejercer su profesión con conciencia y a estar a la altura de la confianza depositada en ellos.

2. Al ejercer la profesión, los principios éticos internacionalmente reconocidos deben ser observados, en particular

– respetar la autonomía de los pacientes

– evitar daños

– aumentar el beneficio

– luchar por la justicia.

Al planificar y realizar estudios y proyectos de investigación, los psicoterapeutas deben observar los principios éticos establecidos en la Declaración de Helsinki de 2013.

El objetivo es unir los intereses de los investigadores, los voluntarios y la sociedad y, al mismo tiempo, proteger sus derechos para que los proyectos de investigación no éticos ya no puedan llevarse a cabo.

Se pueden encontrar más artículos sobre experimentos controvertidos aquí.