Depresión: Reconocer los síntomas y buscar ayuda profesional a tiempo

La depresión es más que un simple mal humor

Todos tenemos un mal día, nos sentimos insatisfechos o simplemente estamos de mal humor. Afortunadamente, estas sensaciones no siempre son duraderas, sino que en la mayoría de los casos remiten al cabo de uno o varios días y dejan paso a un estado de ánimo más equilibrado. 

La depresión, en cambio, es otra historia. La depresión es una grave enfermedad de la psique humana. Cualquiera puede sufrir una depresión, independientemente de la edad, el sexo o el origen social. Con la depresión, la calidad de vida se reduce considerablemente. Muchos de los afectados ya no sienten ninguna alegría en la vida y, en cambio, experimentan una sensación constante de vacío interior. Los tres síntomas principales de la depresión son:

  • un estado de ánimo deprimido;
  • pérdida de interés y alegría; y
  • una reducción del impulso con un aumento de la fatiga (a menudo incluso después de un esfuerzo menor) y una restricción de las actividades de la vida cotidiana y del ocio.

En cuanto a los síntomas de la depresión los explicaremos más tarde.

Factores desencadenantes y causas de la depresión

Las causas o los factores desencadenantes de la depresión pueden ser muy diversos, por lo que el curso recurrente/crónico de la depresión es de gran relevancia: así, en el período previo a un primer episodio depresivo, suele haber problemas reconocibles en la vida de la persona afectada. Por ejemplo, la pérdida de un compañero de vida o de un pariente, de un trabajo, de un negocio, etc.  Sin embargo, los últimos episodios de depresión suelen producirse sin ningún desencadenante reconocible, por lo que ya no pueden identificarse las causas inmediatas.

Grupos de riesgo

Parece que las mujeres se ven afectadas con especial frecuencia por la depresión en comparación con los hombres, ya que la proporción entre ambos sexos para la depresión es estadísticamente de 2 a 1. Sin embargo, esta proporción también podría deberse al hecho de que los hombres que sufren depresión a menudo no se atreven a hablar de su problema y a buscar ayuda profesional. Sea como fuere: por término medio, las mujeres se ven afectadas por la depresión dos veces más que los hombres, por lo que representan un grupo de riesgo.

En los siguientes apartados explicaremos los signos y síntomas de la depresión. Por último, daremos consejos sobre cómo obtener ayuda para la depresión.

Síntomas de una depresión:

La depresión se expresa de forma diferente en cada persona afectada. No existe una evolución uniforme de la enfermedad con validez general. Además, no todos los pacientes perciben un estado de ánimo deprimido, sino que a veces se sienten inquietos. Además, otras enfermedades mentales (comorbilidades) como los trastornos de ansiedad y pánico, la adicción al alcohol, a las drogas o a los medicamentos, los trastornos alimentarios, los trastornos somatomorfos, los trastornos obsesivo-compulsivos o los trastornos de la personalidad pueden “unirse” a la depresión.

  • A menudo, una persona afectada por la depresión acude por primera vez a su médico de cabecera debido a otras molestias. Muchas veces el estado de ánimo depresivo ni siquiera está en primer plano.

  • Hay que distinguir entre la depresión atípica y la depresión larvaria. Se trata de un episodio depresivo que se acompaña de molestias físicas o, en otras palabras, se esconde detrás de estas molestias. La depresión larvaria no es una enfermedad en sí misma.

Desarrollo de los síntomas de la depresión:

Por regla general, los síntomas de la depresión no comienzan de forma brusca, sino que se desarrollan en un proceso de semanas, meses o a veces años. Según los criterios diagnósticos de la CIE-10, los síntomas clásicos de la depresión incluyen las siguientes características:

  • estado de ánimo deprimido;
  • pérdida de interés y falta de alegría;
  • reducción del estímulo con aumento de la fatiga (a menudo incluso después de pequeños esfuerzos) y restricción de la actividad.

Además, según los criterios diagnósticos de la CIE-10, son posibles los siguientes síntomas adicionales:

1. Reducción de la concentración y la atención;
2. Reducción de la autoestima y la confianza en sí mismo;
3. Sentimientos de culpa e inutilidad;
4. Visión negativa y pesimista del futuro;
5. Pensamientos suicidas, autolesiones o actos suicidas;
6. Trastornos del sueño; y
7. Pérdida del apetito.

En los pacientes masculinos, en particular, también se destacan tendencias agresivas e imprevisibles cambios de humor, incluidos los arrebatos de ira.

Gravedad de la depresión

La gravedad de la depresión se divide en leve, moderada y grave. El grado de gravedad depende del número de síntomas principales y adicionales. Para una depresión grave, deben estar presentes los tres síntomas principales y al menos cuatro síntomas adicionales.

Los otros criterios para la presencia de depresión se refieren al aspecto temporal: los síntomas de depresión deben persistir durante al menos dos semanas la mayoría de los días.

Ayuda para la depresión:

En el caso de la depresión, se debe buscar ayuda profesional lo antes posible. De este modo, a menudo se puede detener a tiempo el curso crónico y el deterioro del estado actual.

La cuestión del enfoque terapéutico adecuado para la depresión depende de la gravedad de la misma, de la evolución previa de la enfermedad y de los deseos de la persona afectada. Las estrategias centrales de tratamiento incluyen la medicación, el tratamiento psicoterapéutico y una combinación de estas dos estrategias de tratamiento.

Para que el tratamiento psicoterapéutico tenga éxito, es crucial una relación de confianza entre el profesional y el paciente. El paciente debe ser capaz de abrirse emocionalmente durante las sesiones de terapia. Esto no es posible si se siente incómodo en la consulta y/o el terapeuta no le recibe con empatía.

¿Asesoramiento psicoterapéutico online para la depresión a través de mentavio?

Las personas afectadas que sufren de depresión deben consultar definitivamente a un psicólogo o psiquiatra, ya que el asesoramiento y la psicoterapia en línea no pueden ni deben sustituir a un examen personal por parte de un profesional cualificado. En el contexto de la psicoterapia, la terapia en línea puede utilizarse posiblemente de forma complementaria, siempre que no esté contraindicada por razones médicas. Sin embargo, el asesoramiento psicológico de mentavio es adecuado para los familiares de las personas afectadas que deseen obtener información más detallada sobre la enfermedad o quieran recibir consejos sobre cómo tratar a una persona deprimida.