Ansiedad: ¿qué es y cómo identificarla?

A diario escuchamos personas en la calle, en la oficina, en el transporte y hasta en nuestro hogar, decir que tienen o sienten ansiedad pero, ¿realmente sabemos lo que esto significa?

La ansiedad es una reacción que se produce cuando estamos atravesando una situación incómoda o un proceso que nos genere estrés y que puede manifestarse de muchas formas. En algunos casos, una persona con problemas para dormir, taquicardia, temblores, entre otros, puede estar presentando sintomas de ansiedad. Presta mucha atención si notas algunos de ellos en alguien que conozcas o en ti mismo, la ansiedad es un tema al que debemos dedicar nuestra atención. Si piensas que puedes padecer ansiedad no dudes en hacer terapia en mentavio, la plataforma de asesoramiento psicológico online.

Causas de la ansiedad

Si bien no hay un indicio único y explícito que indique su origen (cada persona es un mundo), la ansiedad se produce principalmente como consecuencia del estrés prolongado. El exceso de trabajo, constantes preocupaciones, duelos, debates internos y el temor a los cambios suelen ser los motivos más comunes para que una persona padezca este trastorno.

En casos más complejos, el contacto visual, las multitudes, hablar en público y hasta la simple interacción con otras personas pueden generar un ataque de ansiedad en aquellos que consideren incómodas algunas de las situaciones mencionadas. En resumen, cualquier eventualidad, por simple que esta sea, puede generar estrés y por ende ansiedad. No es correcto subestimar o minimizar los motivos que causan este mal en otras personas, por el contrario, debemos ayudar y tratar de entender el momento que los demás estén atravesando y todas aquellas circunstancias con las que tengan que lidiar.

¿Cómo controlar la ansiedad?

La mejor solución para un problema es hablar de él. Escuchar a otros y sobre todo escucharnos a nosotros mismos puede ayudarnos a entender que tal vez estemos exagerando una situación; que aquello que consideramos una tragedia o un callejón sin salida, solamente es producto de la manera negativa e inclusive caprichosa que tengamos de ver las cosas.

Podemos hablar de nuestros problemas con nuestra familia o con nuestros amigos, pero a veces podemos necesitar abrirnos con alguien que sintamos que no nos va a juzgar. Un especialista en psicoterapia es la persona más indicada y capacitada para ayudarnos a detectar como controlar la ansiedad, los motivos de nuestro trastorno, así como también las posibles soluciones, métodos y rutinas para resolver nuestro problema.

Por otra parte, la forma más sencilla de lidiar con la ansiedad y el estrés suele ser la realización de actividades físicas como deportes, gimnasia, yoga entre muchas otras más. Los pasatiempos y hobbies  son tus mejores amigos; con ellos estarás dedicado y concentrado en actividades que te gusten y te hagan crecer como persona. Mientras más tiempo inviertas en mantenerte ocupado, más tiempo estarás alejado de las preocupaciones. Por cierto, si eres de los que piensan demasiado las cosas y le das miles de vueltas a una situación, relájate. No dejes espacio a la ansiedad.

La importancia de un buen descanso

La falta de sueño es causa y consecuencia de los cuadros de ansiedad. Si sientes alguno de los síntomas de este trastorno, pon atención a si estás descansando lo suficiente. En todo caso, lo mejor es establecer horas fijas para ir a la cama, de esta manera te será más fácil conciliar el sueño. Además, tanto si sufres o no de insomnio, el ejercicio es fundamental para conseguir un sueño reparador. Por último, aprende a controlar tus pensamientos. De ti depende que estos no te afecten.

Alimentación sana y balanceada

Seguramente habrás escuchado la frase: “es que como porque tengo ansiedad”. Y es cierto, la alimentación juega un papel fundamental en el tratamiento de cualquier trastorno o enfermedad. Para casos de ansiedad se recomienda una dieta rica en frutas, no solo por la vitamina C, sino también por su contenido en azúcar que nos ayudará a evitar el impulso de comer dulces y golosinas por montón, lo que por cierto ya sabemos, es perjudicial para nuestra salud. Esto no quiere decir que debas comer todo lo que se te atraviese solo porque te sientes ansioso. Estudios afirman que la ansiedad puede hacerte engordar, esto se debe a que nuestro organismo se siente vulnerable y almacena más grasa de la que realmente necesita.

Descarta el alcohol y el tabaco. Muchas personas buscan refugio en estas sustancias cuando se encuentran bajo presión, estrés o alguna situación emocional negativa lo que en realidad termina siendo contraproducente. Está demostrado que el exceso de alcohol activa las zonas del cerebro relacionadas con la tristeza, la depresión, y produce alteraciones en el sistema nervioso, es decir, si te encuentras cabizbajo o decaído, con el alcohol potenciarás el sentimiento negativo y solo conseguirás sentirte peor.

¿La solución está en la medicina?

Existen métodos de medicina natural como la aromaterapia y la fitoterapia que tienen como fin llevar a la persona a un estado de relajación y serenidad a través de los sentidos como el gusto y el olfato. Estas prácticas son complementadas con ejercicios y masajes. En cuanto a la medicina convencional, también es necesario acudir a un especialista. Él sabrá cómo tratar el caso de la manera más adecuada. Recuerda siempre evitar la automedicación.

Paciencia. Sí, sabemos que no es tan fácil. Todo en la vida pasa, de hecho, si miras hacia atrás, te darás cuenta de que has superado muchos obstáculos que en su momento parecían  insuperables y te llenaron de ansiedad. Tal vez ahora piensas: ¿cómo es que me preocupaba por eso? o ¿por qué perdí tanto tiempo angustiándome por aquello?

Superar la ansiedad requiere disciplina y sinceridad con uno mismo. Es un proceso durante el cual puedes sentirte afectado por cualquier cosa, por mínima que sea pero a fin de cuentas, tu salud y tu bienestar son lo que verdaderamente importa.

La ansiedad, el estrés y las preocupaciones solamente te restan tiempo y salud; te alejan de vivir en plenitud y de disfrutar de tus días y los pequeños momentos que los conforman. Medita. Trata de reconectarte contigo mismo y recuerda que todo pasa. Pero no sientas miedo en pedir ayuda a un profesional cuando no sepas como superar la ansiedad.